Menú Cerrar

Diseño de Interfaz web: la clave para el éxito de un sitio web

Diseño de Interfaz Web (UX)

Antes de abordar los aspectos básicos del diseño de interfaz web, es importante saber a qué se hace referencia con interfaz web.

En tal sentido, se entiende por interfaz al sistema que permite el contacto y la funcionalidad. Por ejemplo en el caso de un celular los botones y la pantalla son los dos sistemas que conforman la interfaz.

En el caso de la web es igual, la interfaz viene a ser el sistema que le permite al usuario emplear las funciones del sitio web. 

De manera que el diseño de interfaz web es la planificación e implementación de los elementos que le permitirán al usuario interactuar con el sitio web de forma fácil y efectiva. 

Objetivos del diseño de Interfaz web

Es importante saber que el diseño de interfaz web debe estar orientado a objetivos específicos, de esa manera estará asegurado el éxito del proyecto. 

En tal sentido, al proponerse un diseño de interfaz de este tipo, el profesional prestador del servicio se centra específicamente en dos objetivos:

  • Simplicidad.
  • Coherencia.

#1: La simplicidad en el diseño de interfaz web.

La simplicidad resulta crucial, ya que le permitirá al usuario sentirse satisfecho con la experiencia, y esto motivará que regrese al sitio web. 

Si un usuario debe realizar una extensa navegación por un sitio web para encontrar lo que está buscando, lo más seguro es que lo abandone. La experiencia le resultará negativa y por lo tanto no tendrá en cuenta el sitio para futuras búsquedas.

Pero si al visitar el sitio cuenta con una serie de herramientas que posibilitan el acceso rápido a lo que está buscando, sin duda alguna volverá al sitio. 

Ahora bien, la simplicidad del diseño de interfaz web se logra cuando los elementos gráficos y textuales, que componen la interfaz, son de fácil identificación, y deben ser claros y directos. 

#2: La coherencia en el diseño de interfaz web.

Por otra parte, la coherencia brinda una buena sensación, hace que el sitio sea de fácil consumo. 

Por medio de la coherencia se logra que el sitio resulte intuitivo. Por lo tanto los elementos como enlaces, subtítulos, títulos, menús, entre otros, deben guardar coherencia entre sí. 

Ahora bien, la mejor forma de lograr un buen nivel de coherencia es tomando en cuenta que todos los elementos de la interfaz estén orientados a lograr el objetivo para el que son creados.

Deben permitirle al usuario navegar e interactuar de forma accesible, sin que represente un gran reto de razonamiento entender las acciones que pueden ejecutarse al ocupar los elementos. 

Principios para un diseño de interfaz web efectivo

El diseño de interfaz web es la clave para el éxito de un sitio web, sin embargo, para que esto sea posible es necesario tener en cuenta los principios básicos que garantizan una buena experiencia para el usuario.

El éxito de una interfaz se mide por la tasa de retención y el tráfico que genera el sitio, así como por la fidelización de las visitas que llegan al sitio web.

A continuación se presentan los principios básicos que aseguran una interfaz web con excelente nivel de diseño profesional:

#1: Claridad y precisión.

Anteriormente se habló de simplicidad y coherencia. Este principio permite que eso sea posible. 

El usuario debe reconocer qué es lo que está viendo y para qué se usa. Si entiende la interfaz sin dificultad, se animará a navegar e interactuar con el sitio web. 

En tal sentido, diseño de los elementos en base a la claridad y precisión genera confianza en el usuario. Si la interfaz no cuenta con estas características, no se garantiza la usabilidad del sitio. 

El objetivo de la interfaz web es garantizar la interacción, es eso lo que debe tener en mente un profesional del diseño de interfaz web a la hora de desarrollar un proyecto.

Por eso, si el diseño es una obra de arte, pero no es claro y preciso no se lograrán los objetivos.

#2: Control a los usuarios.

Si el usuario siente que está al control, se sentirá también más seguro de navegar. Por eso, si el entorno no le genera esa sensación de control terminará abandonando el sitio web.

Por lo tanto, un buen diseño de interfaz web se propone no forzar a los usuarios a realizar interacciones que no desea, o que son imprevistas. 

Si bien es cierto que las pop-up, por ejemplo, son útiles en algunos nichos de mercado, también lo es que el uso abusivo de este tipo de elemento puede hacer que el usuario se sienta incomodo, inseguro y abandone el sitio. 

Un experto en diseño de interfaz web siempre cubrirá todos los casos de uso posibles en el sitio web. No se olvidará del usuario una vez que este llegue al punto deseado por el sitio. Le permitirá siempre saber al usuario dónde está y si sus metas han sido alcanzada en el proceso de búsqueda.

Pensar en el usuario en equilibrio con la conversión, es el secreto para otorgarle continuamente el control, y garantizar una experiencia positiva. 

#3: Correcta definición de las acciones primarias y secundarias.

Cuando un profesional en el campo del diseño de interfaz de sitio web realiza su trabajo, piensa en este principio que es fundamental. Por eso se dedica a definir las acciones principales que debe realizar el usuario en el sitio.

En base a esas acciones se enfoca el diseño de la interfaz. Se reconoce que para lograr un proceso de éxito, hay que evitar que las acciones principales del usuario se vean interrumpidas, o que elementos distractores le desvíen de tales acciones. 

La idea es mantener una sola acción primaria por pantalla, para evitar que el usuario se confunda con muchos caminos. La meta es mantener un proceso secuencial. 

Si se necesita habilitar varias acciones en una misma pantallas, lo ideal es catalogarlas como acciones secundarias, que deben depender de las primarias.

De manera que, para una excelente experiencia con la interfaz las acciones secundarias no deben resaltar en el diseño más que las primarias. 

#4: Mantener la consistencia.

Para un diseño de interfaz web exitoso el diseño de elementos debe hacerse de forma consistente. La idea es utilizar diseños genéricos, e ir especificando lo necesario para cada sección o parte del sitio.

No se puede diseñar cada página o módulo como si fuera una página independiente de las otras. Debe haber uniformidad, consistencia, de esa forma el usuario podrá familiarizarse fácilmente con la interfaz y la encontrará fácil para navegar.

Tampoco significa que debas relacionar o emparentar los elementos que no tengan un comportamiento coherente o relación lógica con el resto del grupo. 

La idea es que exista un equilibrio en la consistencia, algo que un profesional del diseño de interfaz de sitios web sabe aplicar con mucha habilidad. 

#5: La jerarquía visual.

Si no hay jerarquía el usuario pierde el interés. Para evitar esa pérdida de interés, se debe generar una visualización clara de los elementos de la interfaz.

Este principio consiste en establecer niveles de importancia que ayuden a determinar los diferentes estilos a aplicar. 

De manera que establecer una jerarquía visual en los elementos de la interfaz, ayuda a que los usuarios naveguen tranquila y confiadamente por el sitio. 

La jerarquía le da al sitio una estructura ordenada, perceptible fácilmente para el usuario. 

Conclusión

Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta para desarrollar un diseño de interfaz web efectivo. Aquí se han presentado algunos de ellos.

La idea de la interfaz web es que el usuario pueda aprender fácilmente y con sencillez a navegar en el sitio, que lo disfrute y quiera regresar. 

Mantente atento a las publicaciones, suscríbete a nuestro boletín y así no te perderás de nada. 


Imagen: Business vector created by freepik – www.freepik.com

Sigue leyendo sobre...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Espera, no te vayas!

Suscribite a nuestro Boletín de Novedades para que te avisemos de los nuevos contenidos en nuestro Blog.